• El sentido de una Educación Nacional
Francisco José Narváez Gallo

Resumen

La irrupción del Ejército francés en octubre de 1806 a la ciudad germana de Jena no deja de ser un hecho curioso y lleno de interés para un análisis meta-histórico-filosófico. Ese mismo día, en un taller de trabajo, un joven profesor particular contempló como el Comandante en Jefe de dicho Ejército irrumpe en las llanuras, derrota al orgulloso Ejército prusiano y entre victorioso en la ciudad. Dicho profesor escribía a un amigo: “He visto nada menos que la historia misma montada a caballo. Ayer vi a Napoleón: en él se encarna el espíritu del mundo. Es de hecho una sensación maravillosa observar a tal individuo, quien, concentrado aquí en un solo punto, se extiende por sobre el mundo y sus amos”. La admiración y l esperanza que genera en una persona la irrupción de un enemigo en su país para el futuro de su país es, sin duda, un nuevo precedente en el mundo. A pesar de la invasión napoleónica y de las divisiones políticas, algo mantuvo unido a los pueblos germánicos del centro de Europa. Dicha unión iba más allá de hacer frente a un enemigo común. Dicha unión se fortalecería en unos años más, hasta conseguir la plena unificación.

Palabras clave

Texto completo: PDF



DOI: 10.5354/0719-5249.2007.40039